miércoles, 3 de junio de 2009

Películas


Afortunadamente, en estas últimas tres semanas me ha quedado tiempo libre para ir al cine. He visto dos veces Ángeles y Demonios, basada en el libro de Dan Brown y que la han hecho como una continuación del Código Da Vinci, lo cual no es cierto ya que en realidad Dan Brown escribió Ángeles y Demonios antes del Código. Como sea, este detalle es poco importante para el desarrollo de las dos películas. Lo que me quedó de la película es ese mal sabor de siempre cuando dejan demasiados detalles fuera. Obviamente porque el libro no cabe en dos horas, pero yo he visto películas que sin mucha prisa logran reunir lo más fundamental sin hacerte sentir estafado. En esta ocasión me llevaron corriendo, con una vorágine de sucesos y de escenas que en una frase escondían una cantidad considerable de información super importante para entender a cabalidad la secuencia. Luego que hayan omitido el romance entre Robert Landon y Vittoria no me agradó. Además tengo que insistir en que el papel de Tom Hanks se queda corto con el simpático, intelectual e interesante Landon. Yo hubiera preferido mil veces a Richard Gere para ese papel, aunque no es tan atlético como me gustaría. También vi -por cortesía de Luis Hernández- Star Trek. Ah! me encantó. No solo por los efectos y porque me parece que está bien hecha, sino porque me remontó a los años en los que con mi hermana esperábamos con ansias locas ver la serie porque nos tenía hipnotizadas. Reviví un montón de cosas que ya no me acordaba y sentí la misma emoción cuando inevitablemente repetíamos al unísono con la voz principal: "El infinito, la frontera final... jajajaja". Bien bonito. Además vi Rudo y Cursi con Gael García y Diego Luna. La historia de dos hermanos que trabajan en una bananera y en sus ratos libres juegan fútbol y quieren salir de un pueblito en México y gracias al deporte y a un caza-talentos llegan al DF con grandes expectativas de fama y fortuna. La mala cabeza de ambos los hace retroceder muchos pasos atrás pero aún así conservan la relación fraternal que se deben. Debo admitir que a pesar de ser mexicana la película me gustó. Entendí muy poco una buena parte del "mexicano" en que está hablada, pero puedo rescatar dos cosas: Un chiste más o menos malo en el que uno de ellos le pregunta a alguien de sus compañeros de trabajo: ¿Tú sabes cual es la diferencia entre un burro y un cargador? -No le dice el incauto, -Bueno, le dice el primero, en que el burro la tiene más grande. (Eso sí lo entendí!)... Y la canción que es matada de la risa y que ya descubrí (sin sorpresa para nadie) que Herberth se la sabe de memoria:




Definitivamente eso es seguridad como me dijo alguien...



Otra película que vi en estos días es "X-Men. Wolverine". No soy fan de esta serie pero me gustó mucho. Sobre todo que fue un excelente "taco de ojo". Este tipo Hugh Jackman es increiblemente guapérrimo. Y he prometido soportar "La maldición de las hermanas" creo que mañana la voy a ver, no se como me va a ir, el terror no es mi fuerte pero ya me la han recomendado y dicen que está buenísima. La única que he tolerado en el cine es "El Aro", y otras las he abandonado porque, bueno, hacen su trabajo y me dan tanto miedo que no puedo seguir. Hace siglos ví la Casa Usher, pero eran otros tiempos y yo estaba en casa... pero en el cine!!!! ñee... a ver como sufro mañana... luego contaré.

1 comentario:

Herberth Cea dijo...

La canción está pejagosa. A poco y no te dan ganas de cantarla. Ojalá que no sea la última de Gael.