viernes, 18 de enero de 2008

Pozo medio lleno


Después de un par de meses de tener el "pozo vacío" como dice Isabel Allende, o seco, como diría yo, logré armar el siguiente texto...

No hace falta romper el silencio
Ni los espejos
No hace falta esto o aquello
Todo lo que viene se va y vuelve
Vence milenios y oculta angustias
Convierte celos en sonrisas
Y miserias en pedazos de caridad
Atormenta los sueños más desvariados
Y adorna pétalos que nacen sin amor

Tomo atajos que no llegan a nada
Me como las horas sin tener hambre
Se vencen los minutos sin darme cuenta
Y los años crecen como crecen las uñas

Desnuda de sortilegios
Borracha de desvelos
Desconfío nuevamente de esta piel
Cada vez más cansada

Todo pasa en este cuerpo
Que colecciona huellas
Que cambia momento a momento
Y avanza inevitable en el silencio.

3 comentarios:

Luis Hernández dijo...

Que bueno que ya estés escribiendo de nuevo. Tuve miedo que si no escribías podrías aparecer contando que te ibas de vacaciones a una isla extraña.

Aunque ten cuidado, no andes quebrando el silencio, que por quebrar espejos la cuota de suerte ya es demasiado alta.

NOs vemos luego chabala.

Kika dijo...

Sos grande amiga...

Loida Pineda dijo...

Gracias¡¡¡¡