martes, 12 de mayo de 2009

De película



El niño con el pijama de rayas. Gracias a la recomendación de mi sacrosanto padre, hace dos días vi esta preciosa película. Me dejó con los pelos de punta por un final devastador, pero valió la pena. No estaba preparada para un final así. No voy a contar el final porque a mí me pudre que me digan los finales, pero voy a contar más o menos de que se trata.

Se trata de un niño alemán de 8 años (Bruno) durante el régimen nazi en la Segunda Guerra Mundial. Es hijo de un comandante que acaba de ser asignado a su nuevo puesto en un campo de concentración.

Al inicio de la película Bruno vive con su familia en Berlín, donde tiene muchos amigos con los que comparte su tiempo libre y repentinamente se ve obligado a mudarse. Se traslada a una casa muy sombría, gris y llena de soldados, que queda al lado del campo de concentración de Auschwitz. Cuando Bruno logra ver a los Judíos a través de su ventana, da por supuesto que son granjeros y decide acercarse con el fin de encontrar algún niño de su edad con quien jugar. No entiende porque la gente va vestida siempre con un pijama rayado y tampoco comprende que están en tiempos de guerra.

Un día que está explorando un área de la parte trasera de la casa y a escondidas de su familia, encuentra a un niño al otro lado de la alambrada, de 8 años, como él. El niño se llama Shmuel y ellos comienzan a ser amigos y a verse con alguna regularidad. De ahí se van desencadenando algunas situaciones inocentes entre los niños y tensas al interior de la familia de Bruno, hasta que desenlaza en un final muy fuerte, inesperado, pero genial.

La recomiendo. Está muy intensa.

1 comentario:

Luis Hernández dijo...

Ya estoy descargando la película, se oye bastante buena. Gracias por la recomendación.