martes, 29 de julio de 2008

¡Último día!


El parqueo de la Feria Internacional es nuevamente el escenario del espectáculo del circo de los Hermanos Fuentes Gasca desde hace un par de meses.
Como mi oficina queda a un par de cuadrototas de ahí, he podido escuchar tooooda la publicidad desde un inicio, y no solo eso, también los desfiles que hacen en sus trailers y demás vehículos para lucir a los animales, payasos y malavaristas.
Y como es imposible concentrarse cuando esa caravana pasa frente a la oficina, es casi obligatorio pararse y echarse todo el desfile y eso. De todas formas, ya no puedes hacer nada más.
Lo divertido de esto es que llevan tres semanas en promoción, y los gritos que dan a todo parlante se escuchan por toda la zona: "Dos personas por un boleto! Dos personas por un boleto! Último día!..."
El primer día que lo oí me alegré. Y dije, bueno, ya era hora, ya se van, que bueno, por fin vendrá el silencio. Pero ese último día, parece que está tardando mucho en llegar y lo siguen anunciando.
Definitivamente estamos mal ubicados. Mi trabajo requiere de concentración porque debo leer y encontrar errores, y cada vez que hay un concierto en la feria, yo debo escuchar casi ininterrumpidamente el pregoneo: "¡parqueo!" "¡parqueo!" desde que vengo hasta que me voy, y si uno no se deja ver cuando se va, por ejemplo a almorzar, corre el riesgo de que nos quieran cobrar por estacionarnos enfrente de la oficina!
A una de mis compañeras le pasó, y ella le tuvo que pagar $3.00 a un tipo con cara de poquitísimos amigos, porque la amenazó con que podía encontrar su vehículo "¡en mal estado!". Es horrible.
Aparte de eso, el kinder de enfrente. No hay semana que no haya un cumpleaños y la llegada de un payaso que grite: "un aplauuusioooo". Siento que me gritan al oído y el kinder está al cruzar la calle!
Y de vez en cuando les da por contratar un camión de bomberos. Hacen un ruido realmente insoportable. Eso sin contar el congestionamiento que arman casi al mediodía cuando salen, porque es prohibido entregar a los niños en el portón. Tienen que entregarlo dentro de las instalaciones y en el vehículo "por seguridad". Es odioso. Porque siempre hay un impaciente que no va para el kinder, que se queda en el congestionamiento y que no deja de hacer sonar el claxon hasta que la fila se mueve a su favor.
En serio que dan unas ganas horribles de demandar al pinche kinder.
Ojalá haya silencio pronto, mientras tanto, sigo esperando que ese "¡Último día!" que sigo escuchando llegue pronto.

2 comentarios:

7 dijo...

preciosos gatitos

saudos

JimAlexandr dijo...

Tanto años de no ir a un circo...
Sera quien tienen algo nuevo !!!

Lo siento por la Bulla y el trafico !!
pediles pases gratis !!
jajaj

Slds