martes, 26 de mayo de 2009

Oscar Wilde

¿Alguien me podría ayudar a elegir algo de Oscar Wilde? Necesito opiniones sobre sus obras. Hemos elegido a este autor en mi club de lectura para el mes de septiembre y yo no conozco nada de él.

La lista que encontré es esta:

1878 Ravenna
1881 Poems
1888 The Happy Prince and Other Tales
1889 The Decay of Lying
1891 The Picture of Dorian Gray
1891 Lord Arthur Savile’s Crime and Other Stories
1891 Intentions
1891 Salome
1892 The House of Pomegranates
1892 Lady Windermere’s Fan
1893 A Woman of No Importance
1893 The Duchess of Padua
1894 The Sphinx
1895 An Ideal Husband
1895 The Importance of Being Earnest
1898 The Ballad of Reading Gaol

GRACIAS!!!! Y espero sus recomendaciones.

lunes, 18 de mayo de 2009

Adiós Benedetti :(



Todavía estoy en "Shock" por la noticia de la muerte de Mario Benedetti. Esta gente no debería morirse. Que mal, en serio, que mal.

Uno de los libros que más me gustaron de él es "La Tregua". Muy bonita novela. Y por supuesto sus Inventarios, donde recopila su poesía. Dejo una de mis preferidas:


Rostro de vos
Tengo una soledad
tan concurrida
tan llena de nostalgias
y de rostros de vos
de adioses hace tiempo
y besos bienvenidos
de primeras de cambio
y de último vagón.

Tengo una soledad
tan concurrida
que puedo organizarla
como una procesión
por colores
tamaños
y promesas
por época
por tacto
y por sabor.

Sin temblor de más
me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten
con mi rostro de vos.

Estoy lleno de sombras
de noches y deseos
de risas y de alguna
maldición.

Mis huéspedes concurren
concurren como sueños
con sus rencores nuevos
su falta de candor
yo les pongo una escoba
tras la puerta
porque quiero estar solo
con mi rostro de vos.

Pero el rostro de vos
mira a otra parte
con sus ojos de amor
que ya no aman
como víveres
que buscan su hambre
miran y miran
y apagan mi jornada.

Las paredes se van
queda la noche
las nostalgias se van
no queda nada.

Ya mi rostro de vos
cierra los ojos
y es una soledad
tan desolada.


Mario Benedetti.

martes, 12 de mayo de 2009

De película



El niño con el pijama de rayas. Gracias a la recomendación de mi sacrosanto padre, hace dos días vi esta preciosa película. Me dejó con los pelos de punta por un final devastador, pero valió la pena. No estaba preparada para un final así. No voy a contar el final porque a mí me pudre que me digan los finales, pero voy a contar más o menos de que se trata.

Se trata de un niño alemán de 8 años (Bruno) durante el régimen nazi en la Segunda Guerra Mundial. Es hijo de un comandante que acaba de ser asignado a su nuevo puesto en un campo de concentración.

Al inicio de la película Bruno vive con su familia en Berlín, donde tiene muchos amigos con los que comparte su tiempo libre y repentinamente se ve obligado a mudarse. Se traslada a una casa muy sombría, gris y llena de soldados, que queda al lado del campo de concentración de Auschwitz. Cuando Bruno logra ver a los Judíos a través de su ventana, da por supuesto que son granjeros y decide acercarse con el fin de encontrar algún niño de su edad con quien jugar. No entiende porque la gente va vestida siempre con un pijama rayado y tampoco comprende que están en tiempos de guerra.

Un día que está explorando un área de la parte trasera de la casa y a escondidas de su familia, encuentra a un niño al otro lado de la alambrada, de 8 años, como él. El niño se llama Shmuel y ellos comienzan a ser amigos y a verse con alguna regularidad. De ahí se van desencadenando algunas situaciones inocentes entre los niños y tensas al interior de la familia de Bruno, hasta que desenlaza en un final muy fuerte, inesperado, pero genial.

La recomiendo. Está muy intensa.

domingo, 10 de mayo de 2009

DIA DE LA MADRE

Como la cosa nunca va a cambiar, pongo el mismo poema del año pasado.



Mujer sin milagros
¿Cómo se derrumbó tu instinto?
¿Derrumbaste también el mío?
Un día cualquiera te quitaste las cadenas de la cordura
Cuatro niñas y un hombre que lloraban por nada
Frente a un horizonte que por fin encontraba el equilibrio
Robaste cosas que nunca te pertenecieron
Cosas como el instinto para criar
¿De qué te sirven ahora las miradas?