jueves, 31 de julio de 2008

Llegó el último día...

EL CIRCO YA SE FUEEEE!!!! y los niños del kinder ya estan de vacaciones y mañana que voy a venir a trabajar aquí reinará la paz al fin... ya era hora.
Que envidia los que ya no van a trabajar mañana :( que la pasen bien.

martes, 29 de julio de 2008

¡Último día!


El parqueo de la Feria Internacional es nuevamente el escenario del espectáculo del circo de los Hermanos Fuentes Gasca desde hace un par de meses.
Como mi oficina queda a un par de cuadrototas de ahí, he podido escuchar tooooda la publicidad desde un inicio, y no solo eso, también los desfiles que hacen en sus trailers y demás vehículos para lucir a los animales, payasos y malavaristas.
Y como es imposible concentrarse cuando esa caravana pasa frente a la oficina, es casi obligatorio pararse y echarse todo el desfile y eso. De todas formas, ya no puedes hacer nada más.
Lo divertido de esto es que llevan tres semanas en promoción, y los gritos que dan a todo parlante se escuchan por toda la zona: "Dos personas por un boleto! Dos personas por un boleto! Último día!..."
El primer día que lo oí me alegré. Y dije, bueno, ya era hora, ya se van, que bueno, por fin vendrá el silencio. Pero ese último día, parece que está tardando mucho en llegar y lo siguen anunciando.
Definitivamente estamos mal ubicados. Mi trabajo requiere de concentración porque debo leer y encontrar errores, y cada vez que hay un concierto en la feria, yo debo escuchar casi ininterrumpidamente el pregoneo: "¡parqueo!" "¡parqueo!" desde que vengo hasta que me voy, y si uno no se deja ver cuando se va, por ejemplo a almorzar, corre el riesgo de que nos quieran cobrar por estacionarnos enfrente de la oficina!
A una de mis compañeras le pasó, y ella le tuvo que pagar $3.00 a un tipo con cara de poquitísimos amigos, porque la amenazó con que podía encontrar su vehículo "¡en mal estado!". Es horrible.
Aparte de eso, el kinder de enfrente. No hay semana que no haya un cumpleaños y la llegada de un payaso que grite: "un aplauuusioooo". Siento que me gritan al oído y el kinder está al cruzar la calle!
Y de vez en cuando les da por contratar un camión de bomberos. Hacen un ruido realmente insoportable. Eso sin contar el congestionamiento que arman casi al mediodía cuando salen, porque es prohibido entregar a los niños en el portón. Tienen que entregarlo dentro de las instalaciones y en el vehículo "por seguridad". Es odioso. Porque siempre hay un impaciente que no va para el kinder, que se queda en el congestionamiento y que no deja de hacer sonar el claxon hasta que la fila se mueve a su favor.
En serio que dan unas ganas horribles de demandar al pinche kinder.
Ojalá haya silencio pronto, mientras tanto, sigo esperando que ese "¡Último día!" que sigo escuchando llegue pronto.

lunes, 28 de julio de 2008

Finde


Tomé esta imagen de ZonaCinemanía

Tenía muuuuuchos meses de no tener un finde como el recién pasado. Mejor dicho, un domingo como el de ayer. El sábado hice las cosas de rutina por la mañana, pero en la noche, no fui a mi acostumbrada y fiel visita donde mi sacrosanto padre, porque ellos tuvieron un compromiso, así es que fui al cine y vi Batman El Caballero de la Noche. Impresionante la actuación de Heath Leadger. Quizás mi sorpresa o admiración, sea una mezcla entre el morbo porque ya no está vivo, su impresionante parecido a Johnny Deep, y la inevitable comparación con el papel que hizo Jack Nicholson en la versión de Tim Burton. La cosa es que salí muy agradada con su actuación.
Sin embargo, me pareció una película demasiado fuerte para algunos niños que estaban ahí en la sala de cine. Quizás deberían restringir un poco más la edad de los infantes porque salen unas escenas muy violentas.
Es cierto que ha sido inspirada en un Comics, pero ésta, al igual que Batman Begins es una versión tan compleja, violenta y evolucionada, que a mi parecer dejó de ser para niños.
En fin, el domingo, fue por diferentes motivos un día inusual. Tomé la decisión, por razones que no vienen al caso detallar, no salir para nada de mi casa y me dediqué a terminar "por fin!" "La Insoportable Levedad del Ser" de Milán Kundera, que llevaba mucho tiempo dejando a un lado y comencé a leer "Primavera con una esquina rota" de Mario Benedetti que me prestó mi amiga Fátima. Descansé como nunca, comí bien rico, vi un rato tele, escuché música y que emocionante no tener que revisar el reloj periódicamente un día completito!!!
Por otro lado, la semana pasada vi cine "viejito" que tanto me gusta. Volví a ver "La Mosca" I y II. Pero no la versión de 1958, sino el remake de 1986 con Jeff Goldblum y Geena Davis. También vi "The Russians Are Coming! the Russians Are Coming!" una peli de 1966, matada de la risa, y "Glengarry Glen Ross" de 1992, con Al Pacino, Jack Lemmon, Ed Harris, Alan Arkin, Kevin Spacey, Alec Baldwin y Jonathan Pryce; quienes son un grupo de vendedores, muy interesantes.
El miércoles pasado, también asistí a la presentación de la segunda tanda de Nueva Palabra, para saludar a Ana Escoto, por la publicación de su libro. Felicidades Ana!.
En fin, hay más que contar, pero también hay mucho que hacer, así es que mejor le sigo y luego retomo estas memorias...

miércoles, 16 de julio de 2008

Síndrome de Estocolmo


Esta imagen la tomé del sitio Terra.com

A raíz de la liberación de la rehén Ingrid Betancourt el pasado 2 de julio, luego de 6 años en cautiverio, ha habido una serie de reacciones y reportajes en torno a su liberación, padecimientos durante el secuestro, su trauma, etc. Y una cosa que no se puede obviar es la relación que tuvo con sus captores. Sobre este particular asunto, Libros en Red hace una pequeña explicación sobre el Síndrome de Estocolmo y me limito a transcribirlo literalmente aquí:

El 2 de julio fue liberada, luego de seis años de cautiverio, la ex candidata a la presidencia de Colombia, Ingrid Betancourt. Meses antes, a principios de año, había quedado libre Clara Rojas, secuestrada junto con ella. Pero las experiencias de una y otra fueron distintas, como se evidencia a partir de las declaraciones que las enfrentan por estos días.

La relación con los secuestradores es la diferencia más importante. Mientras que Clara Rojas tuvo un hijo, Emmanuel, con un secuestrador (fruto de una relación consentida), Ingrid fue categórica al declarar a horas de su liberación: "El trato fue humillante, por lo que nunca hubo posibilidad de síndrome de Estocolmo".

El síndrome de Estocolmo es un estado psicológico por el cual el secuestrado desarrolla una relación de complicidad o, incluso, de afecto hacia su secuestrador. El nombre surgió de un robo a un banco en esa ciudad sueca, en 1973. El atraco se complicó y los ladrones debieron retener a los rehenes durante 6 días. En el momento en que, finalmente, los secuestradores se entregaron, las cámaras que cubrían la noticia registraron el beso de una víctima a uno de los captores. Posteriormente, los secuestrados se negaron a colaborar en la acusación legal a los asaltantes.

Los especialistas (psicólogos, médicos legistas y criminalistas) se explican esta actitud de apego al victimario por varias causas: la comunidad circunstancial de intereses (tanto la víctima como el delincuente anhelan salir indemnes del hecho); la intención de los rehenes de protegerse siendo complacientes con sus captores; el intento de la víctima de ganar algo de control sobre la situación por medio de la asociación con el delincuente (de modo de no sentirse tan sola, desprotegida e indefensa). También hay explicaciones que se remontan a propia la historia del secuestrado: algo en sus experiencias anteriores lo llevan a buscar el maltrato y disfrutar de la situación en que la voluntad del otro se les impone.

Pero esto excede a las víctimas: hay "espectadores", personas que nada tienen o tuvieron que ver con el abuso o el secuestro, que anhelan estar en el lugar de quienes lo padecieron. Joseph Fritzl, el llamado "monstruo de Austria", que encerró a su hija (con quien tuvo siete hijos) en un sótano por 24 años, recibió en prisión miles de cartas de repudio. Entre ellas, sin embargo, había también 200 cartas de amor de diversas admiradoras que justificaba sus actos con frases como "salvó a su hija de las drogas, del alcohol y de los peligros de la calle".

Es decir que estas mujeres, en vez de ver que Fritzl había privado, con el secuestro y la relación incestuosa, a su hija de una vida normal, eligen ver a un padre contenedor y amoroso. Así pasa también con personas que han matado a sus parejas o que son asesinos seriales. Algunos individuos (generalmente mujeres, tal vez porque en su mayoría los acusados son hombres) se sienten atraídas por esta situación de peligro, y eso les provoca admiración y deseo sexual por el victimario. No es raro que estos criminales terminen sus condenas de novios con alguna de sus fans, fans que se han acercado a ellos durante su detención no a pesar de saber que eran culpables, sino a causa de saberlo: complejidades de la mente humana.



Esta imagen la tomé del sitio: Blumuneando.

martes, 1 de julio de 2008

Presentación de libro

El pasado 19 de junio, asistí a la presentación "mundial" -como dijo alguien ese día-, del libro de Eleazar Rivera: "Cuidad del Contrahombre y Noctambulario". La primera parte del libro, "Ciudad del Contrahombre" se hizo merecedora del II Premio Internacional de Poesía Joven, La Garúa 2006 y de ahí que haya sido publicado por ellos como parte del premio.
Es una edición pequeña pero muy bonita. Eleazar explicó que a la hora de la impresión no daba el número mínimo de páginas por lo que decidieron de última hora agregar la segunda parte nombrada "Noctambulario" por él mismo.
Durante la presentación, hubo comentarios muy optimistas acerca de la nueva corriente literaria a nivel nacional y de como la poesía ha venido abriendo brechas entre escritores menos tradicionales.
Tampoco faltó entre los asistentes aquel comentario siempre negativo que en este país se "deberían" hacer más cosas al interior de las escuelas que incentiven a los niños a leer poesía y otra clase de literatura, etc., etc., etc.
Me pareció triste ver a pocas personas en el auditorio, pero al final, se volvió una reunión bastante amena, calurosa.
Felicidades a Eleazar por este premio y también por la publicación de su obra.